Vol 9, No 17 (Jul. - Dic. de 2015)

Si bien el diseño se ha visto tradicionalmente como una herramienta que contribuye a la formación de capital industrial, traducido en términos de uso de materiales, procesos y costos productivos, el discurso de los diseñadores ha de encontrar
un lugar en el amplio panorama de respuestas ante la crisis ecológica global, ante el inminente peligro que representa para la especie humana la insostenible situación del desarrollo basado en el consumismo, un lugar que permita recuperar
desde su especificidad disciplinar la posibilidad de contribuir al bienestar general de la sociedad.

Este número de MasD presenta diversas perspectivas sobre este tema.