El reconocimiento como referente transversal de la bioética