La gestión empresarial en la construcción de una sociedad emprendedora

Resumen

Los artículos presentados en este número 28 de la Revista, presentan metodologías o herramientas para la gestión de procesos organizacionales, con miradas de análisis estratégico y de aprendizajes de nuevas asociaciones de networking empresarial, de nuevos diseños de embalaje de productos, competitividad del sector de la educación superior, basados en criterios de innovación como respuesta a la necesidad de un sector o como oportunidad de un nuevo negocio.

En este panorama y el contexto de un mundo globalizado vigente, se habla de innovación, apoyados en los rápidos cambios tecnológicos, donde la creatividad tiene respuestas con los procesos de investigación y gestión empresarial, que derivan en emprendimientos de impacto para la sociedad, que los percibe como una solución a grandes necesidades y a la generación de empleo.

El concepto de innovación fue acuñado por Schumpeter (1934), con enfoques en: la tecnología, mercado de un nuevo bien, nuevo método de producción, nuevo mercado, nueva fuente de suministro de materia prima, nueva estructura de mercado, mirada como contribución al desarrollo económico.

La innovación así planteada, condujo a mejorar la actividad de la producción de los diferentes sectores económicos, y ser un nuevo motor para la generación de nuevas unidades de negocio, fruto de nuevas necesidades o de oportunidades de negocios. Al respecto, en Colombia, se tomó como bandera de desarrollo la Economía creativa o Economía Naranja, con aporte de recursos de 400 mil millones de pesos a 7 años para incentivar la innovación con iniciativas de emprendimiento, hacía empresas creativas relacionadas con la producción de bienes y servicios culturales protegidos con propiedad intelectual, basados en la creatividad, como artesanías, moda, diseño, publicidad, arquitectura, desarrollo de software, turismo, entre otras.

Así, la iniciativa emprendedora, se constituye entonces, en la gran impulsora de la innovación, la competitividad y el desarrollo económico y social, haciendo que la innovación y la creatividad se manifiesten con nuevos mercados, o modificando los ya existentes. En estas iniciativas, se contemplan: La creación de industrias culturales (ya mencionadas), que diseñan, producen y distribuyen bienes o servicios relacionados con atributos y fines estéticos; la creación de empresas, basada en la oportunidad de negocio; el emprendimiento social, con actividades que van desde el trabajo comunitario, el voluntariado y las organizaciones públicas, hasta empresas privadas enfocadas al cumplimiento de objetivos sociales; el emprendimiento científico, con empresas establecidas para tal fin, que incluyen Universidades (con las Spin-off universitaria), Centros de estudio e Institutos de investigación; la Startup, como empresa en su etapa temprana; y, el emprendimiento corporativo, donde la gestión de la innovación esta soportada con Incubadoras corporativas, Aceleradoras corporativas, Capital venture corporativo, Socios estratégicos corporativos; y, donde las grandes empresas son las más beneficiadas, contando con la sinergia de los desarrollos tecnológicos.

Ahora bien, un aspecto que se ha fortalecido con el desarrollo tecnológico, es el manejo de los modelos de negocio, donde Godin (2017), menciona que la mayoría de las ideas sobre innovación durante las últimas décadas, han tomado la forma para construir modelos de negocios, dándole, asimismo, criterio social al ámbito de la innovación; entre ellos, modelos de escenario, lineales, holísticos, en red, de innovación abierta. En este sentido, la innovación, adquiere relevancia actual con el supuesto de que, para muchas organizaciones, constituye un factor diferencial de competitividad. (Sánchez & Cilleruelo, 2010).

Por otro lado, con el fin de valorar las actividades emprendedoras, se muestran algunos indicadores, según datos de la Global Entrepreneurship Monitor (GEM, 2017) para el caso de España, donde la tasa de actividad emprendedora para población entre 18-54 años, fue de 43.1% en 2013, frente al 41.8% en 2017; el perfil de los emprendedores en 2017 fue de 19.2% hombres y 18.2% mujeres (siendo más durable el negocio con mujeres); asimismo, en educación en 2013, se señala: 52.4% con educación superior, frente al 49.3% en 2017; en actividad emprendedora de empresas, 29.8% en 2013, frente al 27.6% de 2017; tasa de actividad emprendedora en 2017: 11.8% global, 18,3% Latinoamérica y Colombia.

En relación con las percepciones y capacidades de los emprendedores para Colombia, el miedo al fracaso pasó de 35% (2013) a 28% (2017); Competencias de 58% (2013) a 69% (2017); oportunidad de negocio, de 68% (2013) a 52% (2017)., señalándose disminución en miedo al fracaso, aumento en competencias para el éxito y menores expectativas de negocios.

Ahora bien, como indicadores de no continuidad del negocio, se mencionan, según GEM (2017), los siguientes: negocio no era rentable (35%); problemas financieros (16%); razones personales (16%); oportunidad venta negocio (11%); Deserción en proceso (9%); otras oportunidades de negocio o empleo (5%); observándose sobre la importancia de un proceso de investigación efectivo para el éxito del negocio.

En cuanto a la actividad investigativa en la gestión empresarial del emprendimiento, se observa que el área de conocimiento es novedosa para el desarrollo de la investigación, manifiesta en el incremento de publicación de libros sobre innovación y emprendimiento a nivel internacional; al igual que Informes sobre dichas temáticas, de organismos internacionales, como la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y la Comisión Europea, entre otras. A la vez, como producto de investigaciones sobre la temática en cuestión, se han multiplicado significativamente los Artículos académicos y científicos sobre dichos temas, publicados en revistas especializadas como: Journal of Business Venturing, Small Business Economics, Entrepreneurship Theory and Practice, International Small Business Journal, entre otras, donde se destacan temas sobre emprendimiento en general, el emprendimiento corporativo y la cultura emprendedora. Finalmente, las tesis doctorales internacionales, fuera de casos de emprendimiento general, destacan estudios relacionados con el emprendimiento social.

Queda entonces la reflexión y análisis, que los que están realizando la gran tarea de iniciativas de innovación y emprendimiento son las grandes empresas multinacionales, que como entes corporativos han generado el gran negocio, por lo menos en lo que compete al sector industrial, manufacturero y de servicios, quedando las iniciativas de innovación y emprendimiento social para la responsabilidad Estatal en sinergia con las Universidades.

Con ello, quedan por resolver preguntas como: ¿Qué pasaría con el empleo, que se derivaría de las iniciativas de innovación y emprendimiento bajo la corporatividad del emprendimiento?, ¿Con el desarrollo de la innovación y emprendimiento corporativo, sería viable financiera, económica y socialmente el emprendimiento de micro y pequeñas empresas?

https://doi.org/10.18270/cuaderlam.v15i28.2708
PDF

Referencias

Global Entrepreneurship Monitor (GEM, 2017). Tomado de http://www.informeticplus.com/gem-2016-2017-global-report-global-entrepreneurship-monitor.

Godin, B. (2017). Models of Innovation. The History of an Idea. London England: The MIT Press.

Sánchez, F. & Cilleruelo, E. (2010). Compendio de definiciones del concepto "innovación" realizadas por autores relevantes: diseño híbrido actualizado del concepto. En ResearchGate.

Schumpeter, J. A. (1934): The Theory of Economic development. Cambridge, M A: Harvard University Press.
Creative Commons License
Esta obra está bajo licencia internacional Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.